¿Por dónde empiezo a cambiar mi vida?

A raíz del post que he escrito hoy para la comunidad (si no estás en ella únete a nosotros en Instagram @conscienciaparaprincipiantes) muchos me habéis escrito explicándome que os encontráis muy perdidos en general. Habéis notado que ahora mismo vuestra vida queda muy lejos de la vida que un día soñasteis para vosotros. Y, que lo pero de todo, no es el caos en el que os encontráis y que os rodea, sino la inquietud por querer salir de esta rueda que no para de girar y la frustración por no saber cómo frenarla para bajar. Es por esto, que hoy, escribo esta entrada en el blog donde puedo explicar de forma más extensa los pasos para empezar a poner orden en tu vida:




1. Presta atención a tus pensamientos. ¿Qué pasa cuando tu vida entera se ha convertido en un problema?. ¿Qué pasa cuándo mires dónde mires siempre hay caos y conflictos?. Pues lo que pasa es que no sabes ni por dónde empezar a poner orden y eso hace que te sientas completamente perdid@ y desconectad@ de tu poder, aquél que tienes para transformar cualquier cosa de ti y de tu vida.


Lo que te propongo para salir de esta incertidumbre es que prestes atención a tus pensamientos porque ellos son los que te están marcando el camino. Sírvete de estas preguntas para que te sea más fácil indagar e integrar lo que te estoy diciendo., ¿Qué pensamientos se repiten diariamente por tu cabeza?. Cuando te despiertas por la mañana, ¿Qué es en lo primero que piensas? Y por favor, no me digas que en el amor de tu vida, que sí, ya lo sé, es muy bonito pero ahora mismo ¡No estamos enfocados en esto! ¿Qué es lo primero que te preocupa al despertarte?, ¿En qué se enfoca tu mente nada más empezar el día?. Las respuestas a estas preguntas te dirán que es lo que más te preocupa y te baja la vibración durante el día y por tanto, desde mi punto de vista, en lo primero que deberías centrarte en cambiar.


2. Tus emociones, una brújula hacia el interior. Puede ser que te sea muy difícil conectar con tus pensamientos y es normal, para eso necesitas cierta practica y pasar, al menos, unos minutos a sol@s contig@ al día. Y no me refiero a sol@ mirando una serie en Netflix o con el móvil. Me refiero sol@ de verdad, en silencio y sin distracciones escuchándote y sintiéndote. Pero como esto no lo habrás practicado nunca o al menos no lo suficiente, te propongo que prestes atención a tus emociones, ellas se manifiestan de una forma más potente en nosotr@s, de alguna manera tienen más presencia en nuestro cuerpo físico y por eso somos más conscientes de ellas. Nuestras emociones siempre se activan por un pensamiento, nunca al contrario, por lo tanto si detectamos cuál es la emoción en la que vibramos diariamente esta nos puede dar una pista de cual es el origen de nuestra frustración y cambiarlo. ¿Qué emoción llevas sintiendo más de 3 días seguidos?, ¿Cómo te sientes día tras día?, ¿Cuándo sueles sentirte así? ¿Hay alguna persona o situación que te lleva a sentir esa emoción?, ¿Qué has pensado antes de sentir eso?, ¿De dónde viene esa emoción? La respuesta a estas preguntas también será un indicador clave para iniciar tu cambio.


3. ¿Y ahora qué hago?. Es posible que por el momento, no tengas del todo claro cuál es el origen de tus emociones ni la raíz que activa ese pensamiento automático. Es normal, no te frustres, simplemente mantente enfocado estos días a descubrir y descubrirte, verás como pronto tienes la respuesta.

Si por el contrario ya sabes cual es el problema que más te ronda por la cabeza y por tanto, el que más impacto emocional tiene en ti día tras día te invito a saber POR QUÉ estas viviendo esa situación. Quizás porque no te has responsabilizado al 100%,quizás porque no te habías dado cuenta hasta ahora o simplemente porque estás inmers@ en una rutina de la que no sabes salir y en la que llevas años metid@. Sea cual sea el motivo es hora de aprender de el para poder liberarte.


¿Ya sabes el por qué?.


4. Pues el siguiente paso es indagar en PARA QUÉ sigues manteniéndote en esa situación. Si tanto daño te hace estar en ese matrimonio muerto o en esa rutina tan frustrante por ir cada día a un trabajo en el que, desgraciadamente, lo más gratificante que tienes es el dinero. Es hora de saber el motivo real por el cual sigues manteniendo eso. Esta pregunta es muy poderosa porque te conectará directamente con tus miedos más profundos y directamente con tu inconsciente.


Voy a ponerte un ejemplo para que te sea más fácil:


"Laura se siente culpable diariamente pero no sabe de dónde viene esa culpabilidad, realmente se siente culpable prácticamente las 24h del día, en unos ratos más y en otros menos y por eso, no sabe por dónde empezar a reorganizar su vida.

De momento tiene clara la emoción: CULPABILIDAD así que, el siguiente paso es indagar de dónde sale. Tiene varias pistas; sabe que la siente sólo cuando está en casa y no en la oficina. Por lo tanto, a partir de ahora, al llegar a casa estará atenta al pensamiento que activa esa emoción. Gracias a esa atención activa ha podido observar que la culpabilidad tampoco la siente cuando esta con su pareja, por lo tanto, el origen no viene ni de su faceta como trabajadora ni de su faceta como pareja. Entonces, por descarte, parece que el único aspecto en el que indagar es en su faceta como madre. Gracias a esto ha podido observar que, cuando su hija le pide constantemente para jugar y ella no puede o no quiere, inmediatamente se activa esa culpabilidad.

¡BRAVO!. Laura, ya está muy cerca de conocerse un poquito más pero aún quedan más pasos por hacer.. ¿Por qué se siente culpable al decir que no? ¿En qué piensa o que se dice inmediatamente de decirle "NO" a su hija?. Gracias a su constancia, con los días ha podido descubrirlo: al parecer, al decirle que NO se activa un pensamiento muy sutil, casi imperceptible. Más que un pensamiento parece un susurro qué le dice "no estás prestando suficiente atención a tu hija", "todo el día trabajas, ya sé que estás cansada pero también te necesita tu hija", "otra vez le estas diciendo que no, ¿Cómo se sentirá?, "¿Pensará que soy una mala madre?. Laura acaba de descubrir el detonante de su culpabilidad.

¿Y ahora qué hago?.


Pues ahora toca responsabilizarte y mirar qué te está mostrando ese espejo y transformarlo. Y si llevas tiempo alargando este cambio toca preguntarte la anterior ¿PARA QUÉ sigues manteniendo esta situación?.


Espero que esta entrada al blog te ayude a desengranar un poquito ese caos en el que vives ahora mismo :). Si tienes dudas, comenta en el último post, ahí te estoy esperando para hablar y comentar.


Laura Galera,

@conscienciaparaprincipiantes.



224 vistas2 comentarios